Bioseguridad en empresas

Bioseguridad en empresas

Publicado 25 julio 2022. Agradecimiento a Heidy Jiménez, por su participación en la elaboración de
este artículo.

Es de precisar que si bien el Gobierno Nacional determinó que no se continuará con la prórroga de la emergencia sanitaria, las medidas adoptadas en materia de bioseguridad deberán continuar implementándose y no se podrá escatimar esfuerzos en procura de prevenir el riesgo de contagio del virus COVID-19. 

De esta forma, resulta importante recordar que existe un protocolo general de bioseguridad, que fue adoptado por la Resolución 692 de 2022 del Ministerio de Salud y Protección Social, y que está orientado a mantener la lucha contra la pandemia de la COVID-19.  

El ámbito de aplicación de esta norma incluye a “todos los sectores económicos, sociales y culturales del país”, al igual que “a las entidades públicas y privadas nacionales y territoriales”, y en su anexo técnico contiene el protocolo de bioseguridad para la prevención de la transmisión de la COVID-19 que deben acatar las organizaciones colombianas. 

En el contexto de la pandemia, la disposición señala que la bioseguridad consiste en un “conjunto de medidas preventivas que tienen por objeto eliminar o minimizar el factor de riesgo biológico que pueda llegar a afectar la salud” de las personas. De esta forma, la norma insiste en que los ciudadanos se empeñen en el cuidado de sí mismos, de sus familias y de la sociedad, en general. Igualmente, se “recomienda aplicar el esquema completo y refuerzos de la vacuna”.  

Adicionalmente, el protocolo contempla cuatro medidas generales y fundamentales que conviene tener en cuenta en las compañías:  

Lavado de manos: 

En cuanto al lavado e higiene de manos, se destaca la importancia de realizar el lavado de las mismas “con agua y jabón durante mínimo 20 a 30 segundos”, luego de realizar cualquier actividad cotidiana que implique manipulación de objetos y que pueda conducir a la contaminación personal con el virus de la COVID-19. 

En materia de higienización de manos, subraya la necesidad de contar, en las instalaciones empresariales, con diversos puntos de suministro de alcohol glicerinado, con porcentaje de alcohol mínimo de 60% y máximo de 95%. 

Además, se recomienda a las personas de las distintas entidades, “lavar o higienizar (aplicar alcohol glicerinado) las manos después de usar equipos biométricos o elementos para toma de huella dactilar debido al riesgo de la transmisión del virus en esas actividades”.  

Entre otras sugerencias, se solicita localizar, en áreas comunes, “puntos para el lavado frecuente de manos, instalar recordatorios de la técnica del lavado de manos” en zonas de reunión del personal, y “limpiar y desinfectar con frecuencia los recipientes que dispensan el alcohol glicerinado”.  

Distanciamiento físico: 

Acerca del distanciamiento físico, la Resolución 692 del 2022 aconseja evitar las “aglomeraciones en espacios abiertos y cerrados”, en particular si involucran personas con comorbilidades (enfermedades crónicas).  

En tal sentido, se pide a las organizaciones que definan “estrategias que garanticen el distanciamiento físico y minimicen la concentración de personas en un mismo lugar”, tales como programar horarios adecuados de atención al público, definir turnos de operación de las entidades que eviten aglomeración y establecer sistemas de reservas para atender a las personas.  

Uso de tapabocas 

En relación con el uso del tapabocas, se recuerda que el Decreto 655 del 2022, expedido por el Ministerio del Interior, suspendió el uso obligatorio del tapabocas en espacios abiertos en aquellos municipios “con una cobertura de vacunación mayor al 70% con esquemas completos”. 

Asimismo, eliminó su uso en espacios cerrados “para los municipios con una cobertura de vacunación mayor al 70% con esquemas completos y al menos el 40% de las dosis de refuerzo”. 

Con ese antecedente, la Resolución 692 del 2022 advierte que “será exigible el uso del tapabocas en las áreas metropolitanas, zonas conurbanas (conjunto de núcleos urbanos independientes y contiguos) definidas en cada departamento y en los municipios, con una cobertura de vacunación con esquema completo menor al 70%, y una cobertura en dosis de refuerzo menor al 40%”. 

Además, la norma señala la obligatoriedad de llevar tapabocas a las personas que se encuentren en instituciones de salud, hogares geriátricos, transporte público, estaciones de transporte masivo y terminales de transporte aéreo, terrestre, marítimo y fluvial. 

De otro lado, “se recomienda el uso permanente del tapabocas quirúrgico en personas con comorbilidades, cuadros respiratorios, así como en no vacunados y cuando se visitan niños recién nacidos, adultos mayores y personas con comorbilidades”. 

Ventilación adecuada de los espacios donde permanezcan las personas 

Respecto al tema de ventilación en espacios con presencia de personal, la Resolución 692 del 2022 aconseja mantener puertas y ventanas abiertas, en todos los ambientes, con el fin de propiciar el flujo natural del aire.  

Eventualmente, la entidad responsable del sitio “debe realizar las adaptaciones necesarias para garantizar una adecuada ventilación, y evitar que haya grupos de personas en lugares de baja ventilación”  

“En lugares cálidos, además de la ventilación natural con puertas y ventanas abiertas pueden usarse ventiladores sin recirculación de aire”. 

En los entornos cerrados, donde opere un equipo de aire acondicionado, se debe procurar que el sistema funcione con aire proveniente del exterior en un cien por ciento. En el contexto actual, la recirculación de aire resulta inconveniente, porque “puede favorecer el transporte de aerosoles con la presencia del virus” de la COVID-19. 

En espacios con escasa ventilación, se sugiere aplicar medidas para cambiar la totalidad del volumen de aire del recinto al menos durante cuatro veces cada hora.  

Medidas adicionales para el sector laboral: 

El protocolo general de bioseguridad sugiere a las empresas actualizar el Sistema de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo e implementar acciones para prevenir el riesgo por casos de COVID-19 en el ambiente de trabajo.  

También se aconseja establecer un canal de información entre empleador, empresa promotora de salud (EPS), administradora de riesgos laborales (ARL) y trabajador, a fin de que él informe si cree tener síntomas de la COVID-19 o si tuvo contacto estrecho con alguien confirmado de padecer la enfermedad. “Ante cualquier síntoma respiratorio se recomienda el uso del tapabocas”.  

La norma dispone alternativas de organización laboral como “implementar jornadas flexibles o turnos de entrada y salida a lo largo del día y otras estrategias para evitar aglomeraciones de los trabajadores en el ingreso y salida de los centros de trabajo”. 

Se pide a las empresas que fomenten el uso de medios alternativos de transporte, por parte de los trabajadores, y se invita a la coordinación entre el empleador y la administradora de riesgos laborales (ARL), con miras a aplicar medidas de bioseguridad y autocuidado.  

El aislamiento de los empleados, de quienes se sospecha que padecen la COVID-19, se hará desde el momento en que comiencen los síntomas o desde cuando informen que tuvieron contacto estrecho con alguna persona contagiada con el virus de la pandemia.  

“El empleador debe notificar a la ARL sobre los casos sospechosos y confirmados identificados en su empresa, así como exhortar a los empleados a hacerlo con su entidad promotora de salud”.  

Asimismo, “cuando algún trabajador experimente síntomas respiratorios en casa, debe informar al empleador”, con el propósito de activar el aislamiento preventivo en el hogar. En esta circunstancia, el trabajador debe comunicar sobre su contagio a la entidad promotora de salud, con el fin de aplicar las medidas definidas por el Ministerio de Salud.  

Finalmente, conviene recordar a las empresas que el Decreto 655 del 2022 dispuso que los departamentos y municipios no podrán incluir en sus protocolos de bioseguridad la obligación de presentar el carné de vacunación contra la COVID-19 o el certificado digital de vacunación, como exigencia al ingreso de eventos privados o públicos. 

Sin embargo, las empresas pueden pedir el carné de vacunación o el certificado digital de vacunación a las personas que quieran ingresar a sus instalaciones, como parte de un modelo de buenas prácticas corporativas.    

También se insiste en que los ciudadanos se empeñen en el cuidado de sí mismos, de sus familias y de la sociedad, en general. Igualmente, se “recomienda aplicar el esquema completo y refuerzos de la vacuna”.  

 

“Imagen: Freepik.com”. La portada ha sido diseñada usando imágenes de Freepik.comMat

Add a Comment

Your email address will not be published.