Beneficios laborales para el trabajador que vota en elecciones

Beneficios laborales para el trabajador que vota en elecciones

Publicado 10 marzo 2022
Agradecimiento a Diana Beltrán en la elaboración de este artículo.

Beneficio laboral para el trabajador votante

La Ley 403 de 1997 es la norma que establece los estímulos para las personas que votan en elecciones. Dicha Ley dispone que los trabajadores tienen derecho a media jornada de descanso compensatorio remunerado por el tiempo que utilicen para ejercer el derecho al voto. El artículo 3° de la Ley 403 señala que este descanso compensatorio “se disfrutará en el mes siguiente al día de la votación, de común acuerdo con el empleador”, lo cual implica que los trabajadores que participen en la jornada electoral de este 13 de marzo tienen hasta el 12 de abril para acreditar y ponerse de acuerdo con su empleador para disfrutar de esa media jornada de descanso compensatorio.

En efecto, el trabajador que solicite al empleador la media jornada de descanso compensatorio remunerado, por haber votado en elecciones, debe presentarle el certificado electoral que acredite el ejercicio de ese derecho. Para ello puede entregar a la empresa una fotocopia del certificado electoral o acreditarlo a través de un formato digital del mismo (escáner o fotografía digital), siempre y cuando la información sea plenamente legible.  

 

Beneficio laboral para el trabajador que es jurado de votación

El trabajador que ejerza rol como jurado de votación tiene derecho a que su empleador le conceda un día compensatorio de descanso remunerado, cuyo disfrute deberá hacerse efectivo dentro de los 45 días siguientes a la fecha de votaciones en el país, así lo dispone el artículo 105 del Decreto 2241 de 1986. 

Los jurados de votación son ciudadanos mayores de 18 años y menores de 60, seleccionados mediante sorteo que desempeñan una función pública de carácter transitorio y de forzosa aceptación. Dado que el cargo de jurado de votación es de forzosa aceptación, quienes sin justa causa no asistan o abandonen el cargo durante la jornada, serán sancionados con multa de hasta diez salarios mínimos legales mensuales vigentes, tal como lo estipula el parágrafo 1° del artículo 5° de la Ley 163 de 1994.

Las causales que exoneran a un trabajador de la sanción por no atender la obligación de ser jurado de votación son las siguientes: grave enfermedad del jurado o de su cónyuge, padre, madre o hijo; muerte de alguna de las personas anteriormente enumeradas, ocurrida el mismo día de las elecciones o dentro de los tres días anteriores a las mismas; no ser residente en el lugar donde fue designado; ser menor de 18 años, y haberse inscrito y votar en otro municipio.

La licencia de maternidad y la incapacidad médica son causales que justifican la inasistencia de un trabajador a cumplir la función de jurado de votación y, en consecuencia, la persona no quedaría sujeta a sanción por este hecho. 

El nombramiento de las personas designadas como jurado de votación se notificará con la sola publicación o fijación en lugar público de la lista respectiva, que hará el Registrador del Estado Civil o su delegado diez días antes de la votación.  Actualmente, cualquier persona puede verificar si ha sido designado como jurado de votación en el siguiente link: https://wsp.registraduria.gov.co/jurados_atipicas/consultar_jurados.php, allí, quienes hayan sido designados podrán conocer el puesto y la mesa de votación. Si no aparece la asignación de la mesa de votación se entiende que dicho jurado es remanente.

El trabajador que haya sido nombrado por la Registraduría Nacional del Estado Civil en la lista de jurados de votación remanentes solo cumpliría la función de jurado en caso de ausencia de un jurado de votación designado en propiedad. Si el trabajador designado como jurado remanente no es designado para cubrir ausencia alguna, no tendrá derecho a un día compensatorio de descanso remunerado.    

Ahora bien, el trabajador que en una jornada electoral desempeñe funciones como jurado electoral y, además, ejerza su derecho al voto, será beneficiario tanto del día compensatorio de descanso remunerado por su rol de jurado como de la media jornada de descanso compensatorio remunerado por votar. Es decir, en total, tendrá derecho a una jornada y media de descanso compensatorio.

No obstante, cabe reiterar que la media jornada debe disfrutarse durante el mes siguiente al día de elecciones, mientras que el día compensatorio, por ser jurado, se podrá tomar en el plazo de los 45 días posteriores a la fecha de votación.   

 

Responsabilidades de las empresas en las jornadas electorales

Las empresas deben establecer turnos de trabajo que permitan a los empleados, cumplir tanto con obligación de laborar el día de elecciones, como acudir a ejercer el derecho al voto, turnos para los cuales se debe considerar que la jornada electoral en Colombia se realiza los días domingo comenzando a las ocho de la mañana y terminando a las cuatro de la tarde.  

Lo anterior, sustentado en que las compañías están obligadas a “conceder al trabajador las licencias necesarias para el ejercicio” del derecho al voto, de acuerdo con el artículo 57 del Código Sustantivo del Trabajo que dispone las obligaciones especiales del empleador. 

Si al empleado designado jurado de votación, la empresa le programa turno de trabajo el mismo día de las elecciones y, en consecuencia, no asiste a cumplir su función de jurado, la multa de hasta diez salarios mínimos legales mensuales vigentes, por ese incumplimiento, puede trasladarse al empleador.

Se debe tener en cuenta que, aunque el organismo electoral colombiano debe reportar a las empresas los nombres de los empleados que cumplen la función de jurado de votación, esa no es la única manera de conocer esa designación, por lo que la falta de conocimiento del nombramiento de un trabajador como jurado, no es excusa para que el empleador le asigne responsabilidades laborales que le impidan asistir para ejercer su función de jurado.

Frente a la eventualidad de que una empresa decida asumir el pago de la multa, al no autorizar que un empleado con turno de trabajo cumpla su función de jurado de votación, es necesario advertir que tal decisión podría impactar la reputación corporativa, puesto que la sociedad, los clientes y los proveedores se formarán la idea de que esa compañía no respeta los derechos ciudadanos de sus trabajadores. Advirtiendo que en la actualidad esta información suele difundirse con suma agilidad debido al predominio de las llamadas redes sociales.

Es importante señalar que el empleador no solo está obligado a facilitar que un trabajador designado jurado de votación cumpla esa función el día de elecciones, sino que debe permitir su asistencia a las respectivas actividades de capacitación que programe la autoridad electoral del país.

En lo que corresponde a la fijación de la fecha en la que se otorgará el descanso, la normativa prevé que el momento de tomar el descanso compensatorio remunerado a que tiene derecho el trabajador por votar o por ser jurado de votación sea definido de mutuo acuerdo entre empleador y empleado. Esto implica que el empleador puede oponerse al reconocimiento de tal derecho en determinado día solicitado por el trabajador si las necesidades operativas del cargo del trabajador lo impiden.

Sin embargo, la objeción del empleador a conceder el beneficio un día en particular no puede ser una decisión caprichosa o arbitraria pues no se debe desconocer que se trata de un derecho adquirido por el trabajador y de una obligación en cabeza del empleador.

Por lo tanto, la empresa tiene el compromiso de organizar el cronograma de trabajo en el mes siguiente de elecciones de manera tal que las personas beneficiadas puedan disfrutar del tiempo compensatorio de descanso remunerado en el plazo fijado por ley.

Resulta conveniente que la empresa comunique con suficiente anticipación a los trabajadores, cuándo finaliza el plazo para gozar el tiempo de descanso compensatorio remunerado, con el fin de disminuir la probabilidad de que se acumulen las solicitudes de concesión del beneficio hacia el término del plazo y, después, los empleados aleguen que la compañía no favoreció las condiciones para disfrutarlo.  

Asimismo, por estrategia, es importante que la empresa incentive la solicitud de la media jornada de descanso compensatorio, entre sus empleados, a partir del día hábil siguiente al de elecciones, porque eso permite organizar de manera eficiente el reconocimiento de ese estímulo a los votantes. 

En caso de que un trabajador hubiese acudido a votar en la fecha electoral, o hubiese sido designado como jurado y en el periodo de los 30 o 45 días posteriores a ese acto a la persona le fuese reconocida una licencia de maternidad, una incapacidad o cualquier novedad que impida el disfrute del beneficio en este periodo como licencias o vacaciones, se podrá llegar a un acuerdo entre las partes para su reconocimiento de manera posterior a las fechas indicadas o negar su disfrute bajo el entendido que la norma señala un término que puede entenderse como perentorio para su reconocimiento, el cual, una vez superado sin que se haya disfrutado el beneficio por situaciones no imputables al empleador puede dar lugar a la pérdida del beneficio.

También cabe mencionar que no es posible que al trabajador votante se le cambie la media jornada de descanso compensatorio remunerado por un pago en dinero, porque la ley estableció esa modalidad específica de beneficio como un estímulo al sufragante y no como un incentivo económico, ni tampoco el empleador le puede exigir al trabajador votante que reponga la media jornada de descanso compensatorio remunerado que le conceda como beneficio.

Finalmente, debemos resaltar que no existe impedimento para que las empresas promuevan entre su personal el ejercicio del derecho al voto como instrumento que fortalece la democracia, pero en ningún caso las empresas pueden orientar el voto en un sentido político determinado, ni debe permitir que cualquier trabajador, organización o asociación presionen a otros empleados a votar en favor de determinados candidatos o partidos políticos.

En tal situación, se recomienda a la compañía revisar el reglamento interno de trabajo, con el fin de verificar la existencia de prohibiciones al respecto que le permitan adoptar medidas disciplinarias y garantizar la libertad de expresión de todo el personal, o falta de una disposición interna la empresa podría adelantar una campaña interna de comunicación orientada a promover un entorno laboral que garantice los derechos ciudadanos de cada persona, dentro de los que se incluye el derecho al voto libre.

 

“imagen: Freepik.com”. La portada ha sido diseñada usando imágenes de Freepik.com

 

Add a Comment

Your email address will not be published.